Historia

La isla de Menorca ha sido influenciada por muchos pueblos desde antes del año 2.000 a. C. (como fenicios, griegos, cartagineses, romanos, árabes, españoles, ingleses y franceses). El primer nombre conocido de Menorca fue Nura, que en fenicio significaba fuego, debido a las hogueras que veían los barcos que pasaban, posiblemente encendidas por los habitantes para protegerse de su aproximación. Poco se conoce del periodo más interesante, el característico de la cultura talayotica apreciable en los restos de los monumentos megalíticos. En la época romana adoptó el nombre Minor (menor) del que proviene el actual nombre de Menorca.

Ciutadella, fundada por los cartagineses, fue la primera capital, siendo más tarde durante la dominación inglesa, cambiada por Mahón debido a las ventajas ofrecidas por su inmenso puerto natural. El Gobierno de Menorca es el de la Comunidad Autónoma Balear, con parlamento propio y responsabilidades transferidas del Gobierno Central Español. A pesar de la llegada del turismo en los últimos 30 años, Menorca ha permanecido sin cambios en su encanto y tranquilidad.